Tecnología y libertad


La tecnología es de suma utilidad en nuestra vida diaria debido a la facilidad con la que nos permite realizar diversas tareas. Pero es justo esta sencillez de uso, esta posibilidad de tenerla al alcance todo el tiempo lo que la vuelve una tentación que a veces olvidamos controlar.

Los siguientes son motivos relevantes para prestar atención al uso que hacemos:


  • Al conectarnos volvemos mucha información personal fácil de alcanzar.

  • No siempre sabemos quién tiene acceso a ella o los fines para los que se utiliza.

  • Los malos hábitos de uso pueden alimentar nuestros defectos. Por ejemplo, el narcisismo al publicar muchas fotografías de uno mismo o la obsesividad al checar continuamente las cuentas de otras personas.

  • La velocidad nos vuelve impacientes. Al desacostumbrarnos a esperar, nos volvemos menos tolerantes a los contratiempos; y por lo tanto, disminuye nuestra capacidad de resolverlos.

  • Si es sencillo acceder, también es sencillo distraerse. Esto afecta nuestra capacidad de concentración y por lo tanto, nuestra productividad.

  • El exceso de interacción digital, reduce el contacto real. Puede que la pantalla nos distraiga tanto que olvidemos disfrutar a las personas y el entorno que nos rodea.


No se trata de huir de los aparatos, sino de ser cuidadosos con nuestros hábitos de uso y asegurarnos de que sean saludables. Decidir utilizarla de manera responsable está en nosotros, y hará que nos auxilie en vez de atarnos.

Artículos Relacionados