¿Qué es huella digital? Las 3 cosas que maestros y alumnos deben saber

Huella digital no es sólo la que aparece en el pasaporte. Ahora tu huella no sólo proviene del dedo pulgar, también sale de Facebook, del video que subiste la semana pasada e incluso de los pantalones que compraste en línea. No te espantes, esto no necesariamente es negativo. Te explicamos del tema para que tanto tú como tus alumnos aprendan a utilizarlo a su favor y proteger su información.

Seguramente ya sabes que lo que compartes en redes sociales da una idea de tus gustos y actividades. Pero también hay huellas que vas dejando sin enterarte; por ejemplo, con el simple hecho de dar clic en un sitio web.

La huella digital se compone de un conjunto de información publicada en Internet relacionada con una persona. Es el rastro que cada quién deja en la red como resultado de los contenidos que genera, las páginas y aplicaciones que visita y su interacción con otros usuarios.


1) ¿De dónde sale esta información?

De 3 fuentes principales:

Perfiles personales: Redes sociales generales (como Facebook o Instagram) y profesionales (como LinkedIn). ● Páginas y compras en línea: Al entrar a un sitio web también dejas pasar cookies, que son archivos que entran a tu dispositivo y siguen el recorrido que haces por Internet: las páginas que te interesan y dónde das clic. ●Celulares, tabletas o computadoras: Algunas herramientas como WhatsApp y tu correo electrónico guardan información sobre los dispositivos desde los que inicias sesión.


2) ¿Por qué cuidar la huella digital?

Un perfil detallado de tus gustos y hábitos es muy valioso ($$) ¿Adivina para quién? Para las empresas que recolectan tus datos y los venden a otras organizaciones que quieren enviarte publicidad relacionada con tus intereses. Por ejemplo: si últimamente has buscado hoteles en la playa, es probable que comiences a ver anuncios de trajes de baño. Esto no suena tan mal, pero hay otros motivos para ser cuidadosos:

Proteger tu imagen: No todas tus acciones son interpretadas de manera correcta. Si un día para una tarea investigas sobre adicciones, este tema podría ser asociado a ti erróneamente.

Decidir sobre tu información: Tú eres el único dueño de tus datos personales, cuándo y con quién los compartes debería ser una elección y no algo que ocurra a tus espaldas. ● Prevenir robo de identidad: Tu información no siempre cae en buenas manos, es común que las bases de datos de redes sociales y sitios web sean hackeadas. Datos importantes podrían ser mal utilizados.

3) ¿Cómo cuidarla?

Checa los sitios web. Cuando entres a una página, fíjate que al lado de la dirección aparezca un símbolo (generalmente un candado o una palomita) de que es un sitio seguro y la liga incluya una “s” al final de “http”, es decir, “https”. ● Revisa términos de privacidad. Con una leída atenta podrás saber qué información va a obtener de ti la aplicación o red social que estás por usar. Y más importante: sabrás qué piensan hacer con tus datos. ● Elimina las cookies periódicamente. Entra a la configuración de tu navegador y elige “borrar datos de navegación”, así podrás deshacerte de los archivos que rastrean tus actividades.





Dejar una huella digital hoy en día es inevitable. Lo que sí puedes hacer es mantenerte informad@ sobre las consecuencias que conlleva tu comportamiento en línea. Platica con tus alumnos sobre este tema para que se mantengan al tanto de los sitios y aplicaciones a los que podrían estar abriendo las puertas y sean más conscientes sobre ello.

¿Conoces algún caso relacionado?

Artículos Relacionados