Ciberbaiting: Alumnos que acosan a sus profesores


Las burlas y apodos a los maestros ya no se limitan al salón de clases. Algunos alumnos han encontrado espacio para estos ataques en las redes sociales. Puede parecer gracioso y por convivir o hacer reír a sus compañeros, no se dan cuenta de que están hiriendo a otra persona. Como madre o padre, tienes un papel muy importante para hablar sobre respeto y empatía.

 

El ciberbaiting ocurre cuando los alumnos comparten en redes sociales: videos, fotografías y comentarios que humillan e insultan a sus profesores. Es un tipo de ciberbullying porque implica acoso y daños a la imagen personal, los cuales son delitos castigables ante la ley aunque se trate de menores de edad.


Incluye las siguientes prácticas:


  • Videos en los que alumnos se organizan para hacer bromas pesadas o comportarse de tal manera que haga molestar a sus maestros para poder grabarlos en situaciones vergonzosas.

  • Fotografías en las que se burlan de algún defecto físico del profesor.

  • Uso de apodos hirientes.

  • Mensajes con amenazas e insultos.


¿Y si tu hijo realiza ciberbaiting?


Si escuchas a tu hijo hablar en tono de burla sobre sus maestros o contar alguna anécdota en la que los llevó a un límite emocional para reírse de ellos, es importante que hables con él sobre este tema y tomes las siguientes medidas.


  1. No le sigas la corriente. Si hay algún problema con una maestra, es mejor hablarlo con las autoridades de la escuela; cuando tú te ríes de sus burlas, incitas a que le sigan faltando al respeto.

  2. Fomenta la empatía. Recuérdale que esos ataques son violencia psicológica y pueden dejar daños graves como ansiedad y depresión en quienes los sufren.

  3. Háblale de las consecuencias. Que sepa que el acoso y la difamación son delitos y que, si el profesor obtiene pruebas, podría demandar.

  4. Evita que sea cómplice. Si tiene algún compañero que sube este tipo de videos o comentarios, es mejor que no le de like ni comparta, porque al hacerlo se vuelve cómplice.

  5. Invítalo a reconocer el error. Después de platicar sobre el tema, pídele que te cuente sus reflexiones y si ha agredido a alguien, anímalo a que le pida disculpas.


Sin importar quién sea la víctima, el acoso deja daños emocionales y nunca debe ser pasado por alto. Si sospechas que tu hijo practica ciberbaiting, no dudes en hablar con él al respecto; puede que no se dé cuenta del daño que está causando. Si hay un problema grave con el profesor, es mejor hablarlo respetuosamente con las autoridades de la escuela.