5 claves para fomentar la igualdad de género en tus redes sociales

5 claves para fomentar la igualdad de género en tus redes sociales Mujeres que ganan menos que los hombres, que dedican más tiempo que ellos a tareas del hogar y que son violentadas de diferentes maneras, son algunos ejemplos de la desigualdad de género en nuestra sociedad. La lucha por la igualdad de género busca que las mujeres y los hombres tengan los mismos derechos y oportunidades para desarrollarse plenamente. Tú puedes aportar a esta causa con lo que comentas, consumes y compartes en tus redes sociales. ¿Te gustaría saber cómo hacerlo? Toma en cuenta estas claves:

1.Infórmate acerca de la igualdad de género. Suele haber muchos comentarios de ataque y odio en las redes sociales respecto a este tema, la mayoría de las veces surgen de la desinformación y de malentendidos. En la web existen múltiples recursos que puedes consultar para comprender el tema. Solo asegúrate de consultar fuentes confiables, analizar bien la información y comparar diferentes puntos de vista para que formes tu propio criterio. Comprender la igualdad de género, y los conceptos relacionados a ella, te permitirá tener una perspectiva más amplia y una base firme para opinar con fundamentos en tus redes sociales. Investiga acerca del verdadero feminismo y cuál fue el verdadero objetivo de su creación y de su lucha, encontrarás que con el tiempo se ha tergiversado en algunas ocasiones.


2.Practica la empatía digital. Antes de publicar o hacer algún comentario en torno al tema, piensa en lo que podrían sentir las personas que van a leerlo, escribe con claridad para evitar malas interpretaciones y procura dejar que los demás expresen también su opinión de manera respetuosa. Si lees algún comentario que no te guste, recuerda no tomarlo personal, muchas veces la persona que está del otro lado dice las cosas con una intención distinta a la que supones. Otra forma de practicar la empatía es dejando de seguir cuentas y páginas que promueven el odio hacia el feminismo y no proponen el análisis.


3. Evita juicios y comentarios sexistas. Las expresiones sexistas, según el CONAVIM, son frases discriminatorias que minimizan a las mujeres o, en el caso de los hombres, contribuyen a perpetuar conductas machistas; muchas veces las escuchamos y repetimos sin darnos cuenta. Ejemplos de juicios y comentarios sexistas son:

  • “Pareces niña”, “Qué llorón”, “No seas nena”, “Qué mandilón”. Se usan para juzgar a los hombres cuando su apariencia, conductas o expresiones salen del estereotipo.

  • “Qué hacía en la calle sola”, “Para que se ponía esa ropa”, “Ella lo provocó”. Usados para culpar a las mujeres por la violencia sexual de la cual son víctimas.

¿No sabes si tus comentarios son o no sexistas? Una manera sencilla de identificarlo es cambiando la expresión de masculino a femenino o viceversa, si suena extraño la respuesta es sí. Por ejemplo, decir “para qué se ponía esa ropa” para culpabilizar a una mujer de haber sido acosada en la calle por usar un tipo de ropa podría estar normalizado, pero si se usa para culpabilizar a un hombre de ser agredido en un partido de fútbol por usar la playera de su equipo suena extraño.

4. No compartas contenidos que promueven estereotipos de género. Antes de compartir cualquier post, video o música, analiza su contenido y detecta si contiene estereotipos de género. De acuerdo con el Instituto Nacional de las Mujeres, los estereotipos que se asocian a las mujeres son aquellos en los que se presenta la maternidad, el cuidado de otras personas y el trabajo doméstico como su rol principal. También cuando se considera que ciertas características son propias de las mujeres, como ser cariñosas, sensibles, débiles, dependientes, sumisas, interesadas, adaptables, etc. Por su parte, los estereotipos asociados a los hombres se relacionan con el rol de proveedor, de ser fuertes, competitivos, dominantes, independientes y violentos. Pon especial atención a los memes, videos graciosos, felicitaciones del día de la mujer y letras de canciones porque muchas veces estos contenidos son los que promueven estereotipos que solo generan discriminación y desigualdad. Recuerda que somos iguales en dignidad, en derechos y obligaciones

5. Evita comentar acerca de los cuerpos y apariencia de las personas. “Estás muy delgada”, “¡Qué te panzó!”, “Esa ropa no te va”, “Te verías mejor con tacones”. Hacer este tipo de comentarios sin que hayan pedido tu opinión, puede hacer que las personas no se sientan conformes con su cuerpo o con su aspecto porque no “encaja” con el estereotipo de belleza predominante. A esta práctica se le conoce como “body shaming” y es una forma de lenguaje sexista que fomenta la desigualdad.

Las redes sociales son una herramienta que podemos usar de manera constructiva si hacemos conciencia de los efectos que tienen nuestras acciones en otras personas, aun cuando no podamos verlas a través de las pantallas. Analizar la información que consumes, los mensajes que difundes y los comentarios que haces puede hacer la diferencia entre mantener la desigualdad de género o construir un mundo más empático, respetuoso e igualitario para hombres y mujeres.