Consejos para este regreso a clases online ¿Cómo no perder la cabeza?


La pandemia no se acaba y las clases en línea siguen siendo la única opción segura para muchos estudiantes en todo el país. Si bien es positivo estar en casa porque disminuimos el riesgo de contagio, podamos ahorrar tiempo y dinero y estamos más tiempo con la familia; hay desventajas y dificultades en esta modalidad, así lo menciona el INEGI en su Encuesta para la Medición del Impacto COVID-19 en la Educación. Las más mencionadas son la dificultad para aprender en lo virtual, exceso de tareas escolares, condiciones poco adecuadas en casa y la falta de convivencia con los amigos y compañeros. Sin duda, como padres y madres de familia, es un reto sobrellevar estas dificultades con los hijos, principalmente hay que equilibrar los tiempos para realizar quehaceres domésticos, laborales y asegurarse que los hijos realicen los deberes escolares. Cada día puede ser una batalla que a la larga canse a todos. Recordemos que además de cuidar la salud física es importante cuidar la salud mental, y en situaciones como esta hay que procurar que el estrés no domine nuestra vida. Readaptarnos a la virtualidad en la escuela puede ser más llevadero si ponemos en práctica los siguientes consejos en familia:

  1. Hagan su rutina de actividades. En internet pueden encontrar tutoriales y plantillas para que cada uno organice sus actividades diarias, planear con anticipación las cosas que necesitas hacer en el día, asignar horarios y orden te ayuda a aprovechar mejor tu tiempo y a evitar la acumulación de actividades, asegúrense de incluir en ella las clases virtuales, momentos para hacer tareas, bañarse, comer, descansar, convivir, hacer ejercicio y todo lo que consideren importante. Para los niños más pequeños ayuda tener a la vista esa rutina y cada día ir marcando las actividades que vayan haciendo, esto fomenta su motivación, autonomía y la confianza en sí mismos para lograr metas.

  2. Sean pacientes. ¡Dejen de lado la exigencia y el perfeccionismo! Tanto tú como tus hijos y sus maestros están haciendo lo mejor que pueden con lo que tienen, si algo no sale como esperaban o está siendo difícil, respiren profundo, mantengan la calma y vuelvan a intentarlo aprendiendo de la situación. Recuerda que como padre o madre de familia no se espera que sustituyas al maestro, sino que apoyes a tus hijos para que aprendan lo que necesiten a su propio ritmo.

  3. Aprovechen los aprendizajes del confinamiento anterior. El primer confinamiento nos tomó por sorpresa y en la marcha tuvimos que aprender cómo lidiar con las clases virtuales. Desde adaptar un espacio en casa para estudiar, acostumbrarnos a seguir una rutina, moderar el ruido, encontrar tiempos para convivir, investigar por cuenta propia lo que no quedó claro en la clase, etc. Recuerda junto con tus hijos lo que hicieron para adaptarse en esa ocasión, revisen qué les funcionó y qué no, aprovechen esta situación para replicar lo que les haya sido positivo.

  4. Mantengan comunicación con los maestros. Es importante que tú, como padre o madre de familia, comuniques a los maestros los avances y dificultades que observas en tus hijos, de esta manera pueden hacer equipo y ayudarse mutuamente. De igual manera motiva a tus hijos para que expresen a sus maestros cómo se sienten, pregunten sus dudas o pidan ayuda.

  5. Procura y permite la socialización virtual. Lo que más se extraña de ir a la escuela es poder platicar y convivir con los amigos, en la infancia y adolescencia la socialización es especialmente importante para la conformación de su identidad, el bienestar psicológico y el desarrollo de habilidades sociales. Promueve espacios virtuales de convivencia entre tus hijos y sus amigos o compañeros, pueden juntarse en videollamada para hacer la tarea juntos, probar algún juego virtual o simplemente platicar. También puedes inscribir a tus hijos en talleres recreativos virtuales en los que pueda conocer personas de su edad en un entorno seguro.

Si apenas está comenzando el ciclo escolar y ya sientes que el estrés llegó a tu vida, estás a tiempo de prepararte, junto con tus hijos, para hacer de las clases virtuales algo más llevadero, además de aprovechar la situación para desarrollar nuevas habilidades y formas de hacer las cosas. ¿Con cuál vas a empezar?