¿Cuáles son los retos para dar clases en línea?


Tras 17 años de enseñar, un profesor anunció su renuncia a media clase en línea, ¿el motivo? Los obstáculos a los que se enfrentan los docentes para lograr que sus alumnos aprendan. Conoce las cuatro áreas de oportunidad que identificó.

"Ya no tengo ganas de enseñarles, ya me harté, de veras", fueron las palabras del profesor peruano Juan Francisco Baldeón a sus alumnos durante una clase por Zoom. Un estudiante lo grabó haciendo esta declaración, la cual se volvió viral en redes sociales Juan Francisco tiene una experiencia de 17 años dando clases de Derecho. Sin embargo, a raíz de la pandemia ha identificado obstáculos que, en su perspectiva, dificultan la relación entre maestro y alumnos y, por lo tanto, el aprendizaje. Pese a que esto sucedió en Perú, la situación para los estudiantes mexicanos muestra rasgos similares. De acuerdo con una encuesta realizada por la Central de Estudiantes Universitarios de la UNAM, el 67.3% de los estudiantes de preparatoria y universidad de la UNAM dicen que no han logrado adaptarse a las clases virtuales por motivos de fallas en la conexión a Internet, ausencia de algunos profesores y problemas de salud mental debido al encierro. En entrevista con BBC Mundo, el profesor resaltó cuatro retos que enfrentan los profesores al dar sus clases en línea: 1) Desconexión con los alumnos. En la perspectiva del docente, las clases en línea rompen con el vínculo de maestro-alumnos, el cual es clave en el proceso de aprendizaje. Como consecuencia, algunos de ellos disminuyen su compromiso de aprender y no realizan las tareas. 2) Falta de interacción presencial. Impartir una clase cara a cara permite al maestro darse cuenta de las reacciones de sus alumnos y saber si un tema quedó claro, si tienen dudas o si hay algo con lo que no concuerdan. Sin embargo, en las clases en línea esta posibilidad se pierde, sobre todo si los estudiantes apagan sus cámaras. Además, no es posible quedarse después de clases para comentar más sobre algún tema en específico. 3) Menos motivación. "El proceso de aprendizaje es colectivo", comenta el profesor Juan Francisco. El hecho de estar rodeados de compañeros que se esfuerzan, leen y participan, es un incentivo que se pierde con la distancia. 4) Espacios de estudio incómodos. Los hogares de cada alumno tienen condiciones distintas que pueden dificultar la concentración durante clases. Se trata de un entorno que los profesores no pueden controlar y, por lo tanto, incluye distractores. En la perspectiva del maestro Juan Francisco Baldeón, el aprendizaje en línea es un proceso en el que deben colaborar maestros y alumnos. Por su parte, los profesores deben buscar maneras de mantener el nivel de atención de sus estudiantes y encontrar canales de comunicación con los que ellos se sientan cómodos. Por otro lado, la Central de Estudiantes Universitarios recomienda buscar formas flexibles de evaluación y apoyar a los alumnos con problemas para conectarse a Internet.


¿Tú, qué retos has encontrado como padre de familia y/o docente?

Artículos Relacionados