Mujer denuncia abuso sexual en el Metaverso. ¿Qué pasa con la seguridad en la realidad virtual?


Nina Jane Patel es una mujer británica, que en diciembre de 2021, compartió en su blog personal como sucedió esta experiencia. Cuenta que entró a Horizon Venues, una de las plataformas del metaverso que ya lanzó Meta, antes Facebook. “Dentro de los 60 segundos de unirme, fui acosada verbal y sexualmente, 3 o 4 avatares masculinos, con voces masculinas, esencialmente, pero virtualmente violaron en grupo a mi avatar y tomaron fotos, mientras trataba de escapar, gritaron: ‘No pretendas que no te encantó’”. Ella misma describió esta experiencia como algo “horrible que sucedió tan rápido antes de que pudiera pensar en poner la barrera de seguridad en su lugar.”

Al usar gafas de realidad virtual y entrar al metaverso, se puede sentir como si el cuerpo realmente estuviera dentro de ese espacio porque los sensores estimulan todos los sentidos, el cuerpo y la mente no diferencian una realidad de la otra.


Nina sintió la agresión a su avatar como si le hubiera pasado a ella misma, porque psicológica y fisiológicamente reaccionó igual que si le hubiera pasado en la vida real. En reflexiones posteriores en su blog y entrevistas, ha dicho que está preocupada y temerosa por la seguridad de sus hijas adolescentes, la de otras mujeres y la de los niños que puedan entrar en el metaverso, pues al buscar diversión pueden encontrarse con agresiones y abusos.

Seguridad en la realidad virtual

Cuando interactúas con otras personas en redes sociales puedes elegir a quién agregar a tu lista de amigos, con quien hablar o a quién bloquear, puedes reportar comentarios o publicaciones ofensivas, e incluso limitar las personas que ven tus publicaciones.


Tal parece que en la realidad virtual esto cambia un poco porque al entrar en el metaverso tratas con personas que no necesariamente conoces en la vida real, como le sucedió a Nina.

A partir de este suceso, Meta tomó medidas y en febrero de 2022 habilitó una función llamada Límite personal, la cuál delimita una distancia aproximada de un metro entre los avatares para evitar tener interacciones no deseadas.

Actualmente las políticas de seguridad que tendrá el metaverso todavía están en construcción. En el blog de Oculus, que es la unidad de la empresa que se encarga de la realidad virtual, hay un artículo llamado “Manteniendo a las personas seguras en la realidad virtual y más allá” en el que explican que el metaverso ya tiene la opción de bloquear avatares que no quieres ver y denunciar contenido o comportamientos abusivos.


Otra medida que tienen para cuidar la seguridad de las personas, es que las interacciones que suceden en el metaverso se graban por cierto tiempo en el dispositivo del usuario y se envían al servidor en caso de reportar algún comportamiento inadecuado, si esto sucediera, podría incluso haber un agente de seguridad viendo y escuchando lo que sucede, para investigar en tiempo real.

Por esto último, la revista sobre tecnología, MIT Technology Review considera que es un reto casi imposible ofrecer seguridad y privacidad en el metaverso, y que este desafío requiere más que un conjunto de empresas tecnológicas que prometen cuidar a los usuarios.

Andrew Bosworth, Jefe de Reality Labs en Meta ha expresado que la compañía está invirtiendo y colaborando con distintas organizaciones civiles, gubernamentales, académicas y de la industria con la finalidad de “pensar en temas difíciles en el metaverso, incluída la seguridad, la integridad, la equidad y la inclusión” y que la empresa seguirá incorporando medidas de seguridad conforme se vayan dando cuenta de cómo afecta el metaverso a las experiencias de las personas.

¿Piensas que las medidas que han tomado son suficientes para garantizar la seguridad en el metaverso? ¿Qué otros riesgos crees que deberían tomar en cuenta?

Artículos Relacionados